- Tú eres un demonio.

- Y tú un santo. ¿Y qué?

- Pues eso, que tú siempre estás pensando cómo hacer el mal. Sin ir más lejos, ayer no le diste nada suelto a aquel hombre en el semáforo de debajo de tu casa. ¿Qué te costaba? Llevabas suelto en el bolsillo.

- Es que ese dinero es mío. Yo me lo gané trabajando. ¿Qué ha hecho él para merecerlo?

- Pero no se trata de eso, me refiero a que tenías la oportunidad de hacer algo bueno que era relativamente sencillo, y no lo hiciste.

- ¿Tú se lo habrías dado?

- Claro

- ¿Por qué?

- Porque él lo necesita más que yo.

- ¿Y no crees que hay gente que lo necesita más que él? Los niños de África, la Asociación Española contra el Cáncer, la investigación de enfermedades raras…

- Eso es demagogia.

- Acusar de demagogia, es demagogia.

- Mira, si tú no le darías dinero a un necesitado es tu problema. Pero yo sí.

- Yo doy dinero a los necesitados; un camarero me sirve un café, yo me lo bebo, y pago por ese servicio. ¿El camarero no necesita el dinero?

- Eres un egoísta. Y no me sorprende, la verdad.

- No soy un egoísta, soy un realista. La vida es dura, y yo prefiero tener unas comodidades antes que dárselas a otros.

- Así te va, con esa catadura moral…

- ¿A qué te refieres?

- Pues… ¡que me parece muy mal que el otro día engañaras a tu mujer! Ya está, ya lo he dicho.

- Eso es cierto.

- ¡Ajá! Entonces, ¿admites que hiciste mal?

- No creo que hiciera algo mal en términos propios de la palabra ‘mal’. Creo que hice algo moralmente reprobable.

- Pero, ¿lo volverías a hacer?

- Por supuesto.

- ¿Cómo? Pero si me acabas de decir que hiciste algo moralmente reprobable.

- Sí, pero la moralidad no la establezco yo, la establece la sociedad. Lo que hoy es moral, en su día no lo fue. Y lo que hoy no se considera moral, es probable que algún día lo sea.

- ¿Y qué vas a hacer? Se lo dirás, ¿no?

- No tengo esa intención.

- Por Dios. No tienes bastante con engañarla, sino que además le mientes.

- Le miento para protegerla; la he engañado, no quiero que encima se ponga triste.

- Esto es el colmo. Le mientes para protegerte a ti. Que eres un cobarde.

- Puede que lo sea, pero mi matrimonio seguirá adelante.

- Yo respeto a mi mujer. ¿Dónde me deja eso a mí?

- Te deja en la posición de un hombre que acepta lo que es. De un hombre que no ve más allá de lo que tiene delante de sus narices. Un conformista.

- ¿Conformista yo? Venga hombre.

- Tu mujer te engañó el año pasado, ¿verdad? La has perdonado. ¿Por qué?

- Lo de mi mujer es muy diferente, en ese caso estábamos mal, las cosas se estaban enfriando, y yo no la traté como debía. Descuidé mi matrimonio.

- Es decir, que la culpa de que tu mujer se fuera con otro, fue tuya. Y que ella volviera demostró que te quería. Claro que sí.

- Yo no lo diría del todo así, pero sí, a grandes rasgos sí.

- Entonces, ¿no crees que se fuera con otro porque estaba cansada de ti, y que luego volviera cuando se dio cuenta de que la otra relación no tenía futuro?

- Creo que te estás pasando.

- ¿Sí? ¿Y qué vas a hacer? No tienes carácter. ¡Eres un conformista y un blando!

- Y tú… tú eres una mala persona. Un egoísta y un adúltero.

- Va, por favor, si hasta tus hijos se ríen de ti. No te respeta nadie.

- ¡Mis hijos me quieren! ¡Y mi mujer también! ¿Sabes lo que voy a hacer? Voy a decirle a tu mujer que la has engañado.

- Creo que no es buena idea que le digas a tu mujer que la has engañado.

- Voy a decirle a mi mujer que la he engañado.

- No le digas a mi mujer que la he engañado.

El ascensor se paró, dejó de mirarse en el espejo, salió, abrió la puerta de su casa y entró.

*Fotograma extraído de la película ‘El Circo’.

FacebookTwitterTumblrPinterestPrintShare

One thought on “[Relativamente] Claroscuro

  1. Muy acertado, la verdad. Es curiosa la dicotomía que existe dentro de cada uno. Me recuerda mucho a El Club de la Lucha. Y a Louis C.K. en el espectáculo “Oh My God!” con el bloque de “Of course… But maybe…”.

    Grande CEA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>